Archivos

Archivo: Adán y Eva

La voz de Dios

La voz de Dios

Tenemos que ser muy cuidadosos para no engañarnos a nosotros mismos —confundiendo nuestros profundos deseos con la voz de Dios— o ser engañados por el diablo o un falso maestro. Una buena regla para seguir es la siguiente: la voz de Dios, hablando a nuestra conciencia por cualquier medio, siempre será coherente con su carácter y su voluntad previamente revelados en las Escrituras.

La respuesta idónea

Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. (Génesis 2:20) Adán, en el huerto del Edén, percibió una necesidad. Utilizo intencionalmente la palabra percibió —no tuvo—, pues la necesidad estaba presente en él desde mucho […]