Sabiduría para cerra un año / Salmo 90

[Audio] Sabiduría para cerrar un año

31 diciembre 2015 / Rafael Pérez

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.Salmo 90:12 RVR

Introducción

El creador ha dispuesto intencionalmente ciclos en su creación para recordarnos algo y las Escrituras nos llaman a contar nuestros días de forma que traigamos al corazón sabiduría.

Al finalizar un año, es natural que la gente pase balance para ver sus logros. Unos terminan entristecidos al encontrar que están en el mismo punto o más atrás que en años anteriores y otros prefieren evitar el asunto refugiándose en las distracciones del momento. Para los creyentes evitar el tema no es una opción: sabemos que el creador ha dispuesto intencionalmente ciclos en su creación para recordarnos algo y las Escrituras nos llaman a contar nuestros días de forma que traigamos al corazón sabiduría. El Salmo 90 es un buen punto de partida para cerrar un año: comienza expresando la eternidad de Dios y uno de los atributos de su carácter (refugio / misericordia), luego nos muestra la realidad de la vida del hombre (pocos años cargados de dificultades) y la razón por la que es así (la ira de Dios a causa de nuestra maldad) para alcanzar el punto más alto con un llamado a contar nuestros días con sabiduría (convirtiéndonos y evitando que en las dificultades de la vida maldigamos a Dios). Pero el mayor aliento de este salmo es la parte final: nos muestra que aún cuando las precariedades en nuestra vida temporal han sido puestas soberanamente por Dios, podemos clamar, apelando a su misericordia.


Audio Sabiduría para cerra un año. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 27 de Diciembre del 2015. Descargar MP3

Archivado en: Seleccion



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

Así como cada cristiano es un teólogo, debería ser también un historiador; y de hecho, no será un buen teólogo si ignorara la historia. Nuestra fe es viva, razonable e histórica, despojarla de este elemento sería igualarla al mito.

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Carey se levantó en Inglaterra para llamar la atención hacia una causa que tenía sin cuidado a la generalidad de los hombres de su tiempo: la evangelización de los paganos. Hoy su intención no impresiona mucho, pero en su tiempo era un proyecto provocador.