Sabiduría para cerra un año / Salmo 90

[Audio] Sabiduría para cerrar un año

31 Diciembre 2015 / Rafael Pérez

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.Salmo 90:12 RVR

Introducción

El creador ha dispuesto intencionalmente ciclos en su creación para recordarnos algo y las Escrituras nos llaman a contar nuestros días de forma que traigamos al corazón sabiduría.

Al finalizar un año, es natural que la gente pase balance para ver sus logros. Unos terminan entristecidos al encontrar que están en el mismo punto o más atrás que en años anteriores y otros prefieren evitar el asunto refugiándose en las distracciones del momento. Para los creyentes evitar el tema no es una opción: sabemos que el creador ha dispuesto intencionalmente ciclos en su creación para recordarnos algo y las Escrituras nos llaman a contar nuestros días de forma que traigamos al corazón sabiduría. El Salmo 90 es un buen punto de partida para cerrar un año: comienza expresando la eternidad de Dios y uno de los atributos de su carácter (refugio / misericordia), luego nos muestra la realidad de la vida del hombre (pocos años cargados de dificultades) y la razón por la que es así (la ira de Dios a causa de nuestra maldad) para alcanzar el punto más alto con un llamado a contar nuestros días con sabiduría (convirtiéndonos y evitando que en las dificultades de la vida maldigamos a Dios). Pero el mayor aliento de este salmo es la parte final: nos muestra que aún cuando las precariedades en nuestra vida temporal han sido puestas soberanamente por Dios, podemos clamar, apelando a su misericordia.


Audio Sabiduría para cerra un año. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 27 de Diciembre del 2015. Descargar MP3

Archivado en: Seleccion


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

La Biblia, manual del usuario

La Biblia, manual del usuario

La mayoría de los nuevos usuarios pretende comenzar por el primer libro (Génesis), pues suponen (con algo de razón) que como todo libro, se necesita comenzar por la primera página e ir leyendo página tras página ordenadamente hasta llegar al final. Recuerda que lo que tienes no es un libro, ¡es una biblioteca de 66!

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.