ACT: Ene 11, 2016

Primera visita

Yo me alegré con los que me decían: a la casa de Jehová iremos.Salmos 122:1

Si deseas visitar nuestra iglesia, la siguiente información te puede ser de utilidad. Quizás el mejor día sea la mañana del domingo, en nuestro Servicio Principal, pues aunque regularmente tenemos actividades entresemana —cursos y talleres, estudios biblicos en las casas—, estas actividades no siempre se realizan en nuestra ubicación principal ni tienen un horario fijo. El servicio del domingo comienza a las 10:30 y regularmente termina a las 12:30. Los niños de todas las edades pueden participar junto a los adultos, pues nuestras actividades son para todas las generaciones, aunque al momento de la predicación tenemos actividades especiales para ellos. Otra opción es venir más temprano a participar en nuestra Escuela Bíblica, de 9AM a 10AM. (Clases para niños, jóvenes y adultos.)

Servicio Principal:
Domingos, 10:30AM – 12:30PM

Lo más común es que comencemos con un momento de oración, encomendando al Señor cada parte del culto y dando gracias por la bendición de estar juntos. Luego cantamos, con alegría. Las canciones son seleccionadas cada domingo por nuestro Ministerio de Adoración, buscando siempre que no solamente sean lindas canciones, sino también relevantes y verdaderas. Algunas canciones son para escuchar y reflexionar y otras son más congregacionales: ¡para cantar juntos a viva voz! Las letras regularmente se proyectan en pantalla para que todos podamos participar. Luego ofrendamos a Dios, dando, en una expresión de agradecimiento y dependencia, de aquello que recibimos de Él. (Este es un acto voluntario.) Luego los anuncios. Ahora los más pequeños son llevados para que participen en las actividades manuales de PezMundial Niños y los más grandes nos preparamos para la predicación, que es traída por nuestro pastor, algún maestro de nuestra iglesia o maestro invitado.



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Que Dios te use a pesar de tu desvarío no es un testimonio se Su aprobación, sino de Su soberanía. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros.

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.