Buscar en la Biblia

[Guía] Cómo buscar un versículo en la Biblia

Rafael Pérez

He visto la frustración de quien visita una iglesia, alguien le presta su Biblia en un gesto de amabilidad y no sabe buscar los versículos.

En nuestra iglesia tenemos una serie de Talleres para nuevos miembros en los que participan tanto nuevos creyentes que se están preparando para ir a las aguas del bautismo como creyentes ya maduros que llegan a nuestra iglesia y quieren formalizar su membresía. Tengo diez años dando estos talleres yo mismo, pues es el primer contacto de las personas con la iglesia y un medio para establecer la relación pastoral. Con cada grupo tomo un tiempo para mostrarles los aspectos más básicos de las disciplinas espirituales, entre los que incluyo cómo buscar un versículo en la Biblia. Quienes por años hemos estado leyendo la Biblia podemos dar por sentado que todo el que tiene una sabe usarla, y quienes comienzan a leerla piensan que algunos tienen una capacidad especial que les permite llegar instantáneamente a cualquier versículo de la misma, para ellos, es buscar la aguja en un pajar y una labor estresante. He visto la frustración de quien visita una iglesia, alguien le presta su Biblia en un gesto de amabilidad y no sabe buscar los versículos. Está perdido en un mar de páginas mientras el predicador pasa a la velocidad del rayo desde un libro al otro sin poner las luces direccionales. Si ya sabes buscar en tu Biblia quizás encuentres este artículo muy básico, pero de todos modos te animo a leerlo para que luego lo compartas con alguien más que pueda necesitarlo.

Es como andar por una ciudad

Moverse con agilidad por los diversos libros de la Biblia es como caminar por una gran ciudad: si eres nuevo allí necesitarás conocer sus diferentes sectores, el nombre de las calles y los puntos de referencia. Mientras más camines por la ciudad más familiarizado estarás con su gente y sus diferentes partes, llegará el momento en que solamente disfrutarás el paseo y podrás moverte de una casa a la otra casi instintivamente. Este artículo es como una guía de la ciudad de la Biblia para orientar a quienes están comenzando a leerla.

  1. Conoce las divisiones de la Biblia. Las Sagradas Escrituras son un conjunto de libros y los mismos están agrupados en una forma lógica, conocer sus diferentes partes te ayudará a ganar velocidad al buscar los versículos, pero sobre todo entendimiento al leerlos. La división principal es Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento consta de 39 libros y va desde el libro de Génesis hasta Malaquías. El Nuevo Testamento consta de 27 libros y va desde Mateo hasta Apocalipsis. Si estás comenzando a leer la Biblia quizás puedes colocar un marcador al comienzo del Evangelio de Mateo, que es el primer libro del Nuevo Testamento, para identificar rápidamente esta primera división. El centro temático de esta gran división es nuestro Señor Jesucristo. Así mismo, dentro de cada Testamento existen otras subdivisiones. Los libros del Antiguo Testamento están agrupados en este orden: Pentateuco, Libros Históricos del Antiguo Testamento, Libros Poéticos o de Sabiduría, Libros de los Profetas Mayores y Libros de los Profetas Menores. Los libros del Nuevo Testamento están agrupados en este orden: Los Evangelios, Un libro histórico (Hechos), Epístolas Particulares, Epístolas Generales y un libro Profético (Apocalipsis). Abajo encontrarás una tabla con las subdivisiones de todos los libros de la Biblia, un resumen de cada una, la cantidad de libros que la componen y el orden de cada uno de ellos.
  2. Conoce el orden de los libros. Es simple memorización. Puedes comenzar memorizando el orden de un grupo de libros, como el Pentateuco, y luego memorizar el siguiente. Una manera de memorizar el Antiguo Testamento es recordar grupos de 5 y 12 libros. Para recordar las subdivisiones del Nuevo Testamento es mucho más fácil, pues después de los evangelios (primeros cuatro libros) casi todos los demás son epístolas y existen dos sesiones de un solo libro: Hechos, que divide los evangelios de las epístolas es un libro Histórico y Apocalipsis, que es el último libro de la Biblia, es un libro Profético. Aprender el comienzo y el final de cada Testamento también ayuda: Antiguo Testamento (de Génesis hasta Malaquías), Nuevo Testamento (de Mateo hasta Apocalipsis). Cuando estás familiarizado con los diferentes grupos de libros y tienes memorizado el orden de los libros puedes buscar cualquiera de ellos con mucha facilidad, pues al abrirla en cualquier parte sabrás si el libro que buscas está detrás o delante del punto en el que te encuentras.
  3. Identifica los capítulos y los versículos. Familiarízate con la disposición de los elementos en cada página de tu Biblia, han sido puestos así para facilitar la orientación. Abre cualquier página de un libro y encontrarás los siguientes elementos. En la parte superior izquierda y derecha de cada libro verás el nombre del mismo, este es tu primer punto de referencia. El texto en casi todas las Biblias está dividido en dos columnas para facilitar la lectura y dentro de las columnas encontrarás números grandes, que son los capítulos, y después números pequeños, que son los versículos. Un capítulo tiene un número determinado de versículos y cuando se pasa de un capítulo al otro la lista de versículos -los números pequeños- vuelve a reiniciarse (1, 2, 3…). Cuando alguien cita la Biblia siempre menciona estos tres elementos: Nombre del Libro, Número del Capítulo y Número del Versículo. Cuanto se escribe una cita, el número del capítulo y el versículo se separa con dos puntos (Génesis 1:1, Romanos 8:37, Filipenses 4:13). Cada libro, a su vez, está subdividido en capítulos, y los capítulos en versículos. No imagines los capítulos como los de otros libros (varias páginas de contenidos con muchos párrafos), un capítulo puede ser tan corto como un solo párrafo. Así mismo algunos libros pueden ser tan cortos como de una sola página.

Subdivisión de los libros, resumen, cantidad y orden

Subdivisión / Resumen Cantidad Libros
Antiguo Testamento 39 Libros
Pentateuco Fueron escritos por Moisés. Describen la creación del mundo (Génesis) y la creación de Israel como Nación, con el llamamiento de Abraham, el tiempo de la esclavitud en Egipto y su posterior liberación (Éxodo) y el establecimiento de su identidad particular con la ley (Levíticos) y la entrada en la tierra prometida (Números y Deuteronomio). 5 Libros Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio
Históricos Fueron escritos por diferentes autores y continúan la historia del Pentateuco: desde el final del Ministerio de Moisés hasta los jueces que juzgaron al pueblo después de él, el nacimiento y caída del reino de Israel, su deportación a otras naciones (cautiverio) y regreso del cautiverio. 12 Libros Josué, Jueces, Rut, 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Esdras, Nehemías, Ester
Poéticos o de Sabiduría Son un compendio de la adoración de Israel a su Dios (Salmos), de su sabiduría (Proverbios, Eclesiastés, Job) y de su poesía (Cantares). Fueron escritos por diferentes autores, principalmente David y Salomón. 5 Libros Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares
Profetas Mayores Cada cierto tiempo el Señor levantaba un profeta para advertir o corregir a su pueblo. El resumen del mensaje de Dios por medio de estos instrumentos está en cada uno de estos libros, que son conocidos por el nombre del profeta. 5 Libros Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel
Profetas Menores Al igual que los libros de los profetas mayores (un resumen del mensaje de Dios), la diferencia entre profeta mayor y profeta menor no está en la importancia del mensaje o del instrumento, sino en el tiempo durante el cual ejercieron su ministerio. Los profetas menores tuvieron un ministerio relativamente breve, por eso tienden a ser libros más cortos. 12 Libros Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías
Nuevo Testamento 27 Libros
Evangelios Los evangelios describen el nacimiento, ministerio público, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo y dan así inicio al Nuevo Testamento. Los cuatro cuentan la misma historia, pero cada uno lo hace con sus propias palabras y personalidad, no son se contradicen entre ellos, sino que se complementan. Lucas, por ejemplo, es muy ordenado en su narración, Marcos es muy vivaz, Mateo muy meticuloso y Juan muy profundo, viendo no solamente los hechos, sino sus implicaciones. 4 Libros Mateo, Marcos, Lucas, Juan
Histórico El libro de los Hechos fue escrito por Lucas (al igual que el tercer evangelio). Describe el nacimiento de la iglesia cristiana con el derramamiento del Espíritu Santo el día de Pentecostés y cómo vivían los primeros cristianos. Marca una transición desde la obra de nuestro Señor Jesucristo en su encarnación —los evangelios— hacia su obra luego de resucitar en gloria por medio del Espíritu Santo. En cuanto al orden de los libros en el Nuevo Testamento, separa los evangelios de las epístolas. 1 Libro Hechos.
Epístolas (cartas) Particulares Son un resumen de la doctrina y la vida cristiana tal como la enseñaron los Apóstoles de Jesucristo. Frecuentemente se componen de un cuerpo doctrinal (exposición), la aplicación práctica de la misma en la vida de la iglesia y saludos personales. Se llaman particulares porque fueron destinadas a interlocutores específicos: grupos de iglesias que se reunían en una ciudad (Corinto, Galacia, Éfeso) o personas (Timoteo, Tito, Filemón). Todas fueron escritas por el Apóstol Pablo. 13 Libros Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 Tesalonicenses, 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemón
Epístolas (cartas) Generales Son un resumen de la doctrina y la vida cristiana tal como la enseñaron los Apóstoles de Jesucristo. Al igual que las generales, son un resumen de la doctrina y la vida cristiana tal como la enseñaron los Apóstoles de Jesucristo. La diferencia de estas es que su interlocutor es general (todas las iglesias), no particular. Fueron escritas por diferentes Apóstoles de Jesucristo: Pedro, Juan y otros más. 8 Libros Hebreos, Santiago, 1 Pedro, 2 Pedro, 1 Juan, 2 Juan, 3 Juan, Judas.
Profético El Apocalipsis fue escrito por el Apóstol Juan, al igual que el Evangelio de Juan y tres de las epístolas generales. Es una descripción del triunfo definitivo de Cristo sobre todas las cosas y el establecimiento de su reino. Al ser un libro profético está cargado de simbolismo y visiones, pero su mensaje principal es muy claro: en Apocalipsis se ve que Cristo cumple por completo el plan de la redención.. 1 Libro Apocalipsis.

¡Ahora a buscar!

Moverse por el texto bíblico con fluidez requiere haber caminado por él muchas veces.

Ya que conoces la división entre Antiguo y Nuevo Testamento y el orden de los libros y la disposición de los elementos en cada página, estamos listos para buscar el primer versículo. Agarra tu Biblia por el lomo usando tu mano izquierda y con tu mano derecha presiona las páginas por el borde frontal para que comiencen a moverse desde la tapa izquierda a la derecha mientras tus ojos van mirando la esquina superior derecha de cada página, donde aparece el nombre del libro. No es necesario que recorras siempre todas las páginas tratando de encontrar el libro, si sabes que el libro se encuentra en el Nuevo Testamento comienzas a buscarlo desde Mateo en Adelante, y si sabes en qué grupo de libros está será aún más fácil: si se tratara de un libro del Pentateuco comienzas desde Génesis y te mantienes en la primera página. La velocidad es un asunto de familiaridad. Si todo esto te parece muy complejo no te preocupes, cada Biblia tiene un índice entre las primeras páginas, ve allá y encontrarás en qué página comienza cada libro. Solamente ten en cuenta que el número de las páginas cambia de una Biblia a la otra según el tamaño de la letra y la disposición de sus elementos, pero la división Capítulos y Versículos se mantiene igual. Esta es la razón por la que el predicador dice: vamos a Juan 3:16, en vez de decir: acompáñenme a la página 540. Lee tu Biblia todos los días. Moverse por el texto bíblico con fluidez requiere haber caminado por él muchas veces.

May 19, 2018
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.