Salmo 100

[Audio] Salmo 100: Cuatro (4) llamados piadosos

3 enero 2018 / Rafael Pérez

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.Salmo 100:1-5

Este fue el sermón de fin de año (pueden ver también el del 2015: sabiduría para cerrar un año) en nuestra iglesia local, cerrando un 2017 en el que fuimos desafiados en casi todas las áreas imaginables. Expuse los cuatro llamados que hace el salmista en el Salmo 100 con el propósito de que nos propongamos como iglesia responder a cada uno de ellos en este nuevo año que el Señor nos concede. Sobre el primero de los puntos (cantad al Señor con alegría) vuelvo sobre el canto congregacional, que ha sido uno de nuestros temas frecuentes en los últimos tiempos, y con relación al segundo (servid a Jehová con alegría) pueden ver un audio del 2015: el sacrificio de alabanza. Les comparto la introducción y el audio del sermón.


INTRODUCCIÓN Al terminar diciembre muchas personas escriben sus resoluciones de fin de año. Otras prefieren no hacerlo, pues su experiencia ha sido volver en corto tiempo a las cosas de siempre. En esto no tenemos mandamiento, pero así como las organizaciones tienen metas la iglesia de Cristo debería proponerse cada año (con la ayuda del Señor y en su temor) alcanzar un nivel más alto en su devoción; objetivos concretos para desafiarnos y sacarnos de nuestra zona de comodidad. El Salmo 100 es un punto de partida, pues el salmista hace una serie de llamados piadosos que haríamos bien en proponernos responder: cantad, servid, reconoced y entrad. Estas podrían ser nuestras metas como iglesia para el año entrante.

Audio Salmo 100: Cuatro (4) llamados piadosos. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 31 de Diciembre del 2017. Descargar MP3

Archivado en: Artículos, Seleccion



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

Organizaciones paraeclesiásticas

Organizaciones paraeclesiásticas

La completa eliminación del hambre, de la enfermedad o las injusticias no debería ser nuestra aspiración en este momento. Pero el otro extremo, la indiferencia, tampoco debería ser nuestro lugar: sabemos que siempre tendremos pobres entre nosotros, pero podemos trabajar para que no sean siempre los mismos.

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios).

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.