Biblia, Devocional, Estudio

Tres (3) beneficios de tener una Biblia impresa

10 octubre 2017 / Rafael Pérez

Resumen
La transición hacia tener la Biblia en dispositivos electrónicos ha traído grandes beneficios, principalmente en cuanto al acceso de las personas a la Palabra de Dios, pero también presenta retos únicos que debemos considerar con sabiduría.

!Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación. Más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos; de todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra. Salmo 119:97-101

En mis lecturas bíblicas devocionales siempre uso una Biblia impresa (en físico), lo mismo hago cuando voy a exponer las Escrituras. Tengo otras Biblias —en físico y en digital—, pero esta es especial. Le llamo Biblia devocional: es una Biblia solamente (sin referencias para estudio o reflexiones devocionales), en físico, con un tamaño de letra fácil de leer y un tamaño fácil de sostener en mis manos; pero sobre todo, está muy subrayada por mí mismo con aquello que más ha llamado mi atención en cada libro. También uso mucho YouVersion para leer la Biblia en la tablet o en el celular, Biblegateway para consultas en línea usando la computadora y otras herramientas más especializadas cuando estoy investigando algún texto; pero al leer las Escrituras en forma devocional y al exponerlas siempre uso una Biblia física.

La Biblia que salió volando

Usé la misma Biblia impresa por uno 15 años; con muchas páginas rotas y el Nuevo Testamento dividido en tres partes independientes seguía funcionando relativamente bien. El año pasado, mientras salía apresurado a atender un compromiso, la puse sobre la capota de mi vehículo para recoger algo. Luego entré, cerré la puerta y olvidé volver a tomarla. Cuando ya había alcanzado velocidad pude ver las páginas volando detrás de mí, y también las memorias de años estudiando el mismo libro. En lo que volví a tener una Biblia en físico para mis lecturas devocionales usé una aplicación y noté la diferencia. No es igual. Tener un tiempo devocional con una Biblia impresa tiene beneficios prácticos y simbólicos, especialmente tres que entiendo importante compartir.

ACLARACIÓN Antes de seguir considero importante hacer esta aclaración. Mi propósito no es demostrar que leer una Biblia impresa es mejor que leerla en dispositivos electrónicos o establecer un estándar, sino compartir mi experiencia particular al respecto. Al respecto del medio que deberíamos utilizar para estudiar las Sagradas Escrituras (físico o digital) mi entendimiento es el siguiente: lo más importante es permanecer en la Palabra(A), algo que está por encima de cualquier medio o formato; si una vez el pueblo la tuvo en rollos independientes y la guardó en tinajas hoy las tiene en otras formas, pero la Palabra sigue siendo más importante que el papel, el dispositivo, el rollo o la tinaja.

Tres (3) grandes beneficios

  1. Mirando el color podemos seguir el rastro de por dónde he estado leyendo, atender las partes poco frecuentadas y volver a aquellas que llamaron nuestra atención.

    El sentido de pertenencia. He observado que quienes tienen una Biblia impresa muy usada y la sienten como suya —sentido de pertenencia— frecuentemente la leen más. Para ellos leer la Biblia es un proyecto: ir libro por libro en su Biblia documentando aquellos momentos en los que se han sentido especialmente dirigidos por Dios en su Palabra. Anotar, resaltar y subrayar la Biblia es una buena práctica: sirve para documentar el avance, para cultivar el sentido de pertenencia y para reforzar con facilidad aquellas cosas que llamaron nuestra atención. Mirando el color podemos seguir el rastro de por dónde hemos estado leyendo, atender las partes poco frecuentadas y volver a aquellas que llamaron nuestra atención. Mucho de lo anterior se podría hacer en el celular, pero es mucho más impersonal e intangible, es muy difícil llegar a sentir como tuya una aplicación.

  2. El enfoque. El oficio del abogado guarda cierta relación con el de un estudiante de las Escrituras: ellos invierten su tiempo en estudiar las leyes y presentarlas ante los demás con tanta autoridad como le sea posible para persuadirles al respecto de su caso. Su jornada transcurre entre libros, teniendo que consumir y procesar una gran cantidad de información. Frecuentemente tiene las leyes en libros físicos y dispositivos electrónicos, pero cuando un abogado está estudiando también imprime partes de un código para poder escribir sobre él, subrayar y hacer anotaciones al margen con el mayor enfoque y concentración. Todo lo anterior se puede hacer desde el celular, pero que algo pueda hacerse no significa que sea esa la mejor manera. Ningún estudiante serio quisiera invertir horas y horas regularmente frente a una pantalla brillante (por el cansancio visual), exponerse al desenfoque de un mar de notificaciones que están llamando su atención o limitarse a las herramientas de edición que ofrece una interface restringida a 4 pulgadas (más pequeña que la palma de su mano). Para sus fines, el papel impreso y el lápiz frecuentemente son la mejor opción. Y lo mismo puedo decir yo de mis lecturas bíblicas devocionales en una Biblia impresa: tengo menos distracción que usando un dispositivo electrónico.
  3. Entiendo el valor simbólico que tiene para el pueblo de Dios la Palabra de Dios impresa, entiendo la necesidad de mostrar que mis argumentos están sustentados en la fuente correcta.

    El simbolismo. Recurro nuevamente al ejemplo del abogado. Él ha invertido una gran parte de su vida en conocer las leyes y mucho tiempo en prepararse para este caso puntual, la tarea que tiene ahora por delante consiste en persuadir a otros: al subir a estrado podría hacerlo usando solamente su celular, evidenciando así que es un hombre de su tiempo, conectado y habituado a las nuevas tecnologías; ¡pero no lo hace! Acude con sus documentos en físico y mientras desarrolla su argumento levanta con su mano derecha (simbólicamente) el libro desde el cual ha extraído sus conclusiones. Ni él mismo quiere ser distraído ni quiere dispersar la atención de sus interlocutores en ningún sentido: hacia la marca de su celular, modelo o costo, hacia su uso del mismo, hacia su movimiento con las manos tratando de cerrar cada pequeña ventana que emerge mientras desarrolla su argumento, tampoco quiere invertir su tiempo en lidiar con aquellos que entienden que es impropio para un abogado presentarse ante la corte con un celular en la mano. Entonces pone su celular en silencio, lo guarda lejos de él, y se dedica a persuadir a sus interlocutores con toda la retórica y simbolismo que encuentre a su alcance. Y esa es una de las razones por las que uso una Biblia impresa cuando expongo las Escrituras: entiendo el valor simbólico que tiene para el pueblo de Dios la Palabra de Dios impresa, entiendo la necesidad de mostrar que mis argumentos están sustentados en la fuente correcta. Aún cuando me auxilio de una presentación prefiero leer los textos bíblicos desde una Biblia física. Y sí, entiendo también que muchos de mis hermanos por razones tradicionales podrían tener prejuicios al ver que un ministro ocupe el púlpito sin sostener la Biblia visiblemente en sus manos, trato de ser sensible a ellos. (Otro factor a considerar son los padres con niños pequeños, quienes podrían tener mucho provecho usando el simbolismo del libro impreso: aún antes de poderlo leer los niños pueden entender visualmente que existe un libro especial, que sus padres tienen en alta estima la Palabra de Dios.)

Sabiduría para la transición

Sin oponernos al cambio debemos considerar como responder a sus implicaciones, sabiendo que nuestro objetivo no es aferrarnos a la piedra o al papel, sino permanecer en la Palabra.

De acuerdo a la persona, el momento y la necesidad podría resultar más beneficioso usar un medio o el otro, pero no todos los medios son iguales. Sé de hermanos que por sus limitaciones visuales encuentran mucho provecho en tener sus lecturas devocionales en el celular y poder ajustar el tamaño de la letra. Otros han encontrado la forma de reducir el ruido de las notificaciones, logrando así tener sus lecturas devocionales sin mucha distracción. En algunos contextos los dispositivos electrónicos llaman al día de hoy menos la atención que en otros y los ministros se auxilian de dispositivos electrónicos sin distraer a su audiencia. Y aún más importante que las razones anteriores: el acceso a la Biblia desde el celular ha permitido que virtualmente todo el que quiera leerla y tenga el dispositivo apropiado pueda hacerlo, gratuitamente. Creo que lo más importante es entender que para todos los casos y usos la última tecnología no necesariamente tiene que ser la mejor. En el siglo III, cuando los códices comenzaron a remplazar los rollos la iglesia lo asumió naturalmente, lo mismo podría decirse cuando en la transición al libro físico, pero frecuentemente se ignora que en las transiciones anteriores no se perdió ni enfoque ni simbolismo, estamos ahora ante una transición diferente en la que el enfoque y el simbolismo sí quedarán disminuidos: la Biblia en dispositivos electrónicos entre una gran cantidad de aplicaciones que demandan la atención limitada del usuario. Sin oponernos al cambio debemos considerar como responder a sus implicaciones, sabiendo que nuestro objetivo no es aferrarnos a la piedra o al papel, sino permanecer en la Palabra. Seamos sabios, preparémonos para la transición.

  1. «Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos» —Juan 8:31 []
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

La Biblia, manual del usuario

La Biblia, manual del usuario

La mayoría de los nuevos usuarios pretende comenzar por el primer libro (Génesis), pues suponen (con algo de razón) que como todo libro, se necesita comenzar por la primera página e ir leyendo página tras página ordenadamente hasta llegar al final. Recuerda que lo que tienes no es un libro, ¡es una biblioteca de 66!

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».