Resultados

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

8 Mayo 2015 / Rafael Pérez

Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos. Proverbios 3:5-8

Tres casos, un punto en común

Dios en su Palabra ha revelado su voluntad, que es buena, agradable y perfecta(A), sin embargo, muchos se han apartado de ella, y al hacerlo, aparentemente les ha ido bien (negocios inapropiados, relaciones imprudentes, decisiones poco sabias) al punto que justifican su desvío usando como argumento los resultados: asumen que si de eso ha salido algo bueno significa que Dios les aprobó. Así mismo, muchos se resisten a corregir sus prácticas ministeriales, a sujetarse a las exigencias escriturales, pues aunque admiten haber ignorando o violando lo que las Escrituras enseñan, dicen tener ya mucho tiempo obrando de ese modo y Dios les ha bendecido con fruto, lo que es señal de que se agrada de su proceder. Aún otros, experimentan gran presión tratando de hacer grandes cosas para Dios por sus propios medios, y en el afán, hasta pueden llegar a sacrificar la fidelidad en la búsqueda de resultados. Son tres casos distintos —apartarse de la voluntad de Dios, resistirse a corregir malas prácticas y perseguir grandes cosas—, pero con un punto en común, la orientación al resultado: usar los números, al fruto o la permanencia como fuente de autoridad, en vez de apelar a lo que Dios expresamente ha ordenado en las Sagradas Escrituras; suplantar la autoridad de las Escrituras con la experiencia particular. A continuación comparto seis razones por las que no es sabio proceder de ese modo. Aplican para nuestra vida personal y también en el servicio que hacemos para el Señor.

Seis razones

  1. Que Dios pase por alto temporalmente tu falta no significa que se agrade en tu proceder. Un creyente puede en ignorancia haber permanecido alejado a la voluntad de Dios o hasta haber obrado en contra de ella(B), pero en el momento en que Dios le permite conocer su voluntad no debería utilizar su pasado en rebeldía para aferrarse al pecado, sino rendirse a la soberanía de Dios y apartarse en obediencia, sin importar el costo que esto pueda tener. Cuando apela a la paciencia de Dios como excusa para evitar arrepentirse —Dios lo ha permitido—, se coloca al mismo nivel que los incrédulos. Dijo el Apóstol Pedro que «el Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento(C)». No es sabio confundir su paciencia con su paz, pues sabemos que la justa retribución por nuestro pecado es la muerte, que la única razón por la que el Señor preserva a quienes se han apartado de su voluntad es su misericordia(D).
  2. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros.

    Que Dios te use a pesar de tu desvarío no es un testimonio se Su aprobación, sino de Su soberanía. Si el hombre tuviera con Dios una relación de iguales, el hecho de que Dios le use implicaría que se agrada en él o que hay entre ellos comunión, pero este no es el caso. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros. Si tengo un conflicto con el vecino, tendría que establecer con él la paz antes de pedirle prestado su taladro, pero con Dios no sucede así, Él tiene dominio sobre nosotros a pesar de nuestra rebeldía contra Él, el pecado del hombre no quitó al creador Su soberanía sobre Su creación, sigue en absoluto control sobre ella y la sigue sustentado (por eso permanece); Dios puede usarnos para cumplir sus propósitos a pesar de nosotros mismos, nosotros somos sus creaturas, no sus vecinos. De este modo utilizó a Balaam(E), un advino madianita, para cumplir su propósito, y no solamente le usó a él, sino también a su asna. Del mismo modo Dios llamaba como sus siervos a los reyes paganos que utilizó para disciplinar a su pueblo, aunque no significaba que se agradaba en ellos: simplemente estaba utilizando a otros más malos que Israel (como dijo Habacub(F)) para disciplinar a su pueblo, y al final, terminó destruyéndolos. La lección importante es que utilización no equivale a comunión o cercanía, como dijo el salmista: «la comunión íntima de Jehová es con los que le temen(G)».

  3. Ahora mismo, la única seguridad que tenemos de que nuestro trabajo para Dios será aceptado es la calidad de los materiales que estemos utilizando.

    La permanencia actual no demuestra aprobación, será al final de los tiempos que la obra de cada uno será pasada por fuego. Hoy puede estar en pie, pero eventualmente quedará en evidencia quién construyó con «oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca(H)». Ahora mismo, la única seguridad que tenemos de que nuestro trabajo para Dios será aceptado es la calidad de los materiales que estemos utilizando. Podría darse el caso de alguien lograra edificar un edificio con heno y hojarasca, sería sorprendente que lo lograra con tales materiales, pero aún si lo logró no debería guardar la esperanza de que la permanencia temporal de su edificio sea suficiente para pasar la prueba del fuego. Ignorar la voluntad expresa de Aquel que nos envió y pretender que será bien recibido nuestro trabajo por la dimensión de lo que por nuestros propios medios —en desobediencia— hemos logrado producir, es una apuesta muy alta. Quizás no tenemos los medios ahora mismo para asegurar que determinada obra de materiales mixtos (paja y oro) será consumida por el fuego, pero tendría que ser muy negligente un siervo para exponerse de ese modo, construyendo intencionalmente con tan pobre material. Al final de su ministerio Pablo estaba convencido de que se le adjudicaría la corona de justicia, pues no había trabajado a su manera, sino sujeto a la voluntad de Dios, había «guardado la fe(I)». Esa misma seguridad tiene todo el obrero que construye solamente con los mejores materiales, uno que procura con diligencia presentarse ante Dios aprobado(J).

  4. Abandonar la objetividad de la revelación de Dios para abrazar la subjetividad del resultado iguala nuestro trabajo con el de los falsos maestros. Si los resultados fueran una fuente de autoridad confiable cualquiera que pueda mostrarlos, sin importar que hayan sido simulados o producidos por medios ilegítimos, quedaría aprobado. Con el agravante de que aquellos que por los medios legítimos no logren lo mismo o más quedarían desacreditados. Esto es una trampa que sin darse cuenta promueven quienes argumentan de este modo (desde los resultados): cuando se apartan de la seguridad de la Palabra de Dios para constatar el carácter de quien edifica y el material que está utilizando, entonces tienen que recibir como buena y válida cualquier bola de heno que parezca grande. Conviene recordar que Israel era como nada en medio de muchas naciones, mayores y más poderosas(K), pero Dios quiso elegirles para serle un pueblo especial; que los discípulos de Cristo eran una manada pequeña, pero que a Su padre le había placido darles el reino(L). Que Egipto, Babilonia y Roma eran naciones más grandes, pero no por eso eran mejores.
  5. Hay vidas que han valido la pena aunque de ellas no se escriban biografías; ministerios que edificaron con oro y en su tiempo no llamaron la atención de la gente; iglesias que nadie recuerda su nombre cuyo fruto ha trascendido generaciones.

    Limita el alcance de lo que Dios está haciendo en nosotros y con nosotros a una esfera muy pequeña. Hay vidas que han valido la pena aunque de ellas no se escriban biografías; ministerios que edificaron con oro y en su tiempo no llamaron la atención de multitudes; iglesias que nadie recuerda su nombre cuyo fruto ha trascendido generaciones. Si edifica bien, alguien podría estar haciendo ahora mismo una obra mucho más grande que lo que dicen los números, una que pasará la prueba del fuego al permanecer en pie. Cristo es un buen ejemplo, sería descabellado comparar el alcance de su ministerio en el tiempo que fue desarrollado (tres años), pues una de las multitudes más grande que reunió fue la que gritaba al final de su ministerio: ¡crucifíquenle, crucifíquenle! Y la manada pequeña de los apóstoles, que eventualmente establecería su iglesia, estaba turbada y dispersa. Si se aplican las métricas de la orientación al resultado el ministerio de Cristo fue un fracaso, pero no es así, pues aquí estamos nosotros. Él no se veía a Sí mismo como una gran cosecha, sino, un grano de trigo que estaba cayendo al suelo, para podrirse y eventualmente llevar mucho fruto(M). La obra es de Dios, no nuestra, nosotros solamente sobreedificamos en un proyecto que nos trasciende; somos un grupo de piedras dentro de la gran estructura, no midamos el todo por como se ve la parte.

  6. Coloca erróneamente a todo el mundo en el mismo nivel de capacidad. En la parábola de los talentos se nos muestra cómo Dios da recursos a cada uno de sus siervos según su nivel de capacidad (cinco, dos y uno): algunos están más dotados que otros, pero todos tenemos que trabajar con lo que recibimos, según nuestras fuerzas(N), aunque otros puedan hacer más que nosotros. El siervo que recibió solamente un talento no fue reprendido por su fracaso al superar a los demás, sino, por su negligencia, no hizo ni siquiera el intento de glorificar a Su Señor, enterró su talento. Los siervos que recibieron cinco y dos talentos fueron felicitados por su diligencia, pero desde la perspectiva de su Señor, ellos fueron fieles en lo poco. Esto tiene una gran lección: Dios tiene recursos ilimitados para ponerlos a la disposición de sus siervos —por eso todo lo que recibimos es poco— pero nos permite un nivel de administración acorde a nuestras capacidades individuales, permitiendo que aumentemos en mayordomía a medida que crecemos en experiencia y fidelidad. No es sabio mirar hacia los lados a ver cuánto recibieron los otros o qué tanto han hecho. Eso podría llevarnos a considerar irrelevante lo que estamos haciendo, a olvidar que aún un único talento es sumamente importante si viene de Dios, que nuestra motivación no es ganarle a otros, pues al final todo es del mismo Señor, sino ser encontrados fieles, aún en lo poco.

Se podrían citar más, pero creo que estas seis razones son suficientes para mostrar lo poco sabio que es justificar por sus resultados nuestras decisiones, nuestras prácticas ministeriales o la relevancia de lo que hacemos para Dios, en vez de guiarnos por Su Palabra inspirada(O). Antes de concluir quisiera reforzar el primero de los casos. Muchos hermanos que han tomado malas decisiones, ya sea en ignorancia o abierta desobediencia, por la misericordia de Dios han sido preservados y en determinados casos, lo que comenzó como un despropósito ha repercutido por la soberanía de Dios en bendición. A ellos les animo en dos direcciones: en primer lugar a confesar su pecado, reconociendo que aunque Dios haya tornado el caso para bien estuvo mal en primer lugar (con esto honran a Dios reconociendo al sabiduría de su consejo a pesar de que ustedes no lo siguieron y evitarán que otros hermanos sean destruidos al seguir su mal ejemplo) y en segundo lugar, den gloria a Dios, que les rescató de su extravío y les aumentó sus misericordias. ¡Háganlo! Pues ignorar esto puede llevarles a ustedes o a sus hermanos al despeñadero, y no es seguro que de allí puedan volver a regresar del mismo modo. Reconozcan su pecado, no jueguen con la paciencia de Dios, no abusen de su gracia para volver a pecar.

  1. Romanos 12:2 []
  2. 1 Timoteo 1:13 []
  3. 2 Pedro 3:9 []
  4. Lamentaciones 3:22 []
  5. Números 22 []
  6. Habacub 1:13 []
  7. Salmos 25:14 []
  8. 1 Corintios 3:12 []
  9. 2 Timoteo 4:7-8 []
  10. 2 Timoteo 2:15 []
  11. Deuteronomio 7 []
  12. Lucas 12:32 []
  13. Juan 12:24 []
  14. Eclesiastés 9:10 []
  15. 2 Pedro 1:19-21 []
Archivado en: Artículos, Selecciones


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Carey se levantó en Inglaterra para llamar la atención hacia una causa que tenía sin cuidado a la generalidad de los hombres de su tiempo: la evangelización de los paganos. Hoy su intención no impresiona mucho, pero en su tiempo era un proyecto provocador.

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.