Estudiar Teología

Cinco buenas razones para estudiar en un instituto bíblico

30 septiembre 2014 / Rafael Pérez

Antes de compartir las razones tengo que hacer un preámbulo. Escribo este artículo ocho años después de haber escrito otro, en este mismo blog, de temática similar, pero con conclusiones diametralmente opuestas. Quizás los lectores más antiguos podrán recordar mi anterior posición. Prefiero no enlazarlo para evitar distraer (quien desee leerlo puede solicitarlo abajo y se lo enviaré), solamente lo menciono como testimonio, pues por la gracia del Señor mis conclusiones de hoy son distintas a las de ayer y dieciséis años después de que comencé, he vuelto a matricularme para estudiar formalmente teología. Pasemos entonces a las razones, saltaré las más básicas o elementales —como la responsabilidad ante el Señor de ser un obrero diligente, o la adquisición de conocimientos— para enfocarme en las que comúnmente no se toman en cuenta.

Pregunta
¿Qué razones podría tener un maestro o pastor para matricularse en un instituto bíblico en vez de desarrollar sus estudios como un autodidacta?

Cinco (5) razones

Si eres un pastor o un maestro que estás pensando inscribirte en un instituto bíblico, haces muy bien al considerar detenidamente tus razones antes de entrar, pues requerirá un sacrificio enorme. Y a menos que puedas recordarte a ti mismo varias veces en el camino tus verdaderas motivaciones, será muy difícil que llegues al final. Yo mismo escribí estas cinco para volver a leerlas.

  1. Quizás no te muevas de tu centro, pero por lo menos quedarás mejor ubicado, y sabrás cómo llegaste hasta allí.

    Ampliar su visión. Estudiar con personas que de otro trasfondo eclesiástico, que no necesariamente comparten nuestras posiciones doctrinales o prácticas ministeriales puede ser muy enriquecedor, por lo menos en dos sentidos. El primero de ellos es que nos permite conocer de cerca y llegar a estimar a quienes sustentan dichas posiciones, algo que de otro modo no sucedería. Regularmente la gente no tiene oportunidad de convivir con el opuesto, sino que solamente confronta, pero si conviviera, se daría cuenta de que la fe auténtica y el buen testimonio están por encima de gran parte de las particularidades. Por otro lado, el material mismo que estudiarás también podría ampliar tu visión teológica (sistemáticamente, bíblicamente, históricamente), llevarte a considerar otros autores, a analizar seriamente el trasfondo de determinadas posiciones, a estudiar más seriamente la propia. Quizás no te muevas de tu centro, pero por lo menos quedarás mejor ubicado, y sabrás cómo llegaste hasta allí.

  2. Cultivar humildad y gratitud. Esta es una de las razones más fuertes, en especial para los pastores. El ministerio pastoral requiere que constantemente estemos capacitando y supervisando el avance de otros, pero nosotros mismos no nos sentamos regularmente a los pies de alguien. (Realmente hay pastores que nunca fueron pastoreados, algo que considero un despropósito.) La experiencia de sentarte a escuchar lo que otros han preparado para ti, de ser observado, evaluado y retroalimentado, podría alcanzar ese doble propósito: hacertes más humilde (regularmente después de algunas luchas contra el ego) y llenarte de gratitud hacia aquellos que dan por gracia lo que por gracia recibieron. Adicional a esto, la humildad y gratitud hacia tus maestros podría aumentar la autoridad tuya ante tus propios alumnos. Así, el estudio formal puede ser un buen ejemplo para nuestras congregaciones.
  3. Un estudiante disciplinado no solamente adquiere conocimientos, sino que adquiere conocimientos en un proceso establecido de antemano por alguien más, de forma tal que cultiva su mente y su carácter.

    Crear disciplina. Regularmente los pastores y maestros que eligen intencionalmente no ir a un instituto dicen tener un buen hábito de estudio, lo que le permite leer los mismos libros con que estarían estudiando sin tener que ir a las aulas. Esto puede ser verdad, sin embargo, no es lo mismo capacidad para el estudio que disciplina para el estudio. Puedes ser un muy buen estudiante autodidacta y tener una pésima disciplina, lo que te permitirá adquirir conocimientos rápidamente, pero tarde o temprano te pasará factura. Un estudiante disciplinado no solamente puede leer rápidamente libros, también puede leer los libros que no quisiera leer en ese momento para cumplir con un deber. Cuando se es autodidacta se lucha siempre con la tentación de estudiar los mismos temas y autores con los que se tiene afinidad o familiaridad, el programa del instituto puede sacarnos de nuestra zona de confort intelectual. Un estudiante disciplinado no solamente adquiere conocimientos, sino que adquiere conocimientos en un proceso establecido de antemano por alguien más, de forma tal que cultiva su mente y su carácter. Asumir el método de otro maestro, consumir los materiales que ellos te marcan —no los que tú preferirías—, entregar informes en formatos preestablecidos y avanzar al ritmo de los demás (teniendo que esperarlos o teniendo que avanzar el paso) durante unos años puede ser una excelente inversión en tu carácter para toda la vida.

  4. La iglesia existe en medio de una sociedad, no en el vació, y en toda sociedad hay instituciones que validan el conocimiento.

    Obtener formalidad. Una gran debilidad en el ministerio pastoral de nuestros días es la informalidad. Admito que no hay razón alguna para demandar incondicionalmente que un pastor o maestro tengan que tener estudios formales. Sin embargo, la falta de obligatoriedad no debería ser una excusa, más, cuando hay fuertes razones prácticas y prudenciales para hacerlo. La iglesia existe en medio de una sociedad, no en el vació, y en toda sociedad hay instituciones que validan el conocimiento: escuelas, universidades, institutos. Así como en la medida de lo posible nos formalizamos ante el estado constituyendo la iglesia local, lo que nos permite tener propiedades y asumir compromisos sociales, deberíamos darle más formalidad al liderazgo, también en la medida de lo posible. Los profesionales adquieren o validan sus conocimientos, son reconocidos por alguna autoridad y se agrupan en asociaciones y colegios. Antes de que existieran estas instituciones, los alumnos se exponían durante años a sus maestros para ser validados por ellos antes de tener sus propios discípulos. Los seminarios no pueden producir ministros o vocaciones, pero pueden moldear el carácter de estos ministros, constatar sus vocaciones y también darles formalidad, tanto a nivel interno (las iglesias) como hacia afuera (sociedad). Algunas denominaciones históricas han incluido entre sus requisitos de ordenación la titulación, y antes de rebatirles por su rigurosidad, deberíamos considerar cuáles razones históricas le llevaron a hacerlo. Por citar un ejemplo: los falsos ministros abundan, pero pocos de ellos comprometerían tres o cuatro años de su vida antes de comenzar a operar. No es lo que mismo encontrar a alguien que dice tener un llamado que alguien que dice tener un llamado y se ha comprometido en ello de forma cuantificable, de forma tal que alguna institución le respalda. Otro ejemplo: para ser apóstol Pablo no necesitaba ser ciudadano romano, pero ese documento legal se convirtió en una herramienta muy útil para abrir puertas al evangelio, o por lo menos permitió que algunas puertas no se cerraran. ¿Un formalismo? Sí, ¡pero muy valioso!

  5. Practicar el compañerismo. Tener que interactuar periódicamente con un grupo de persona que comparten tu vocación u oficio y probablemente enfrentaron, están enfrentando y enfrentarán tus mismos retos puede ser una excelente oportunidad para la amistad. Tenemos a nuestros hermanos de la iglesia local y a nuestros familiares, pero edificar relaciones de amistad con otros ministros o maestros puede ser una valiosa herramienta para nuestro ministerio. Sí, esto se puede hacer sin un instituto, pero indudablemente un instituto ayuda.

¡Ahora es tu turno!

He resumido cinco razones que son frecuentemente ignoradas (ampliar tu visión, cultivar humildad y gratitud, crear disciplina, obtener formalidad y practicar el compañerismo), estoy seguro de que hay muchas más. Si al leer te llegó a la mente alguna otra o puedes compartir tu testimonio u opinión al respecto, te agradeceré que la dejes abajo, en los comentarios. Más adelante escribiré otro artículo pensando en aquellos que por una razón u otra (horario, tiempo disponible, distancia, dinero) no pueden acceder un instituto, sería algo parecido a: cómo llegar a ser un mejor estudiante autodidacta.

Archivado en: Artículos
  • Caamal Caamal

    yo no soy maestro soy ama de casa pero me encata amo predicar evagelisar en los hospitales en los parques quiero ser pastora



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Que Dios te use a pesar de tu desvarío no es un testimonio se Su aprobación, sino de Su soberanía. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.