[Audio] Dios en tu familia

2 Enero 2014 / Rafael Pérez

Día de familia Expuse este sermón, basado en Éxodo 1:7-22—2:1-11 durante la celebración del día de la familia del año pasado (2013), primero en nuestra iglesia y luego, la misma semana, en la Iglesia de Dios de la Avenida Barahona. Pienso que más allá de la ocasión especial —día de familia— es propicio para nuestro momento como iglesia, con muchos matrimonios jóvenes, madres en gestación y niños pequeños. Lo comparto ahora, orando para que pueda ser de bendición en tú familia.

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.Proverbios 22:6 RVR

Introducción

Veremos el gran impacto que los padres pueden tener en la vida de sus hijos cuando hacen las cosas a la manera de Dios.

Esta es la historia de unos padres cuyo hijo nació en un momento poco favorable, que tuvieron que proveerle con los limitados recursos que tuvieron a mano y que aprovecharon bien el tiempo y el beneficio que providencialmente recibieron: poder formar en los primeros años el carácter de su hijo, de forma tal que pudiera retener sus convicciones durante toda su vida, cuando ya no estuviera con ellos. Al mismo tiempo, esta es la historia de Moisés, el líder que Dios utilizó para libertar a su pueblo de la esclavitud. Veremos el gran impacto que los padres pueden tener en la vida de sus hijos cuando hacen las cosas a la manera de Dios (aún en los tiempos más difíciles) y el gran beneficio que esto tiene para toda la sociedad.

Archivado en: PezMundial


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.