[Audio] Dios en tu familia

2 enero 2014 / Rafael Pérez

Día de familia Expuse este sermón, basado en Éxodo 1:7-22—2:1-11 durante la celebración del día de la familia del año pasado (2013), primero en nuestra iglesia y luego, la misma semana, en la Iglesia de Dios de la Avenida Barahona. Pienso que más allá de la ocasión especial —día de familia— es propicio para nuestro momento como iglesia, con muchos matrimonios jóvenes, madres en gestación y niños pequeños. Lo comparto ahora, orando para que pueda ser de bendición en tú familia.

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.Proverbios 22:6 RVR

Introducción

Veremos el gran impacto que los padres pueden tener en la vida de sus hijos cuando hacen las cosas a la manera de Dios.

Esta es la historia de unos padres cuyo hijo nació en un momento poco favorable, que tuvieron que proveerle con los limitados recursos que tuvieron a mano y que aprovecharon bien el tiempo y el beneficio que providencialmente recibieron: poder formar en los primeros años el carácter de su hijo, de forma tal que pudiera retener sus convicciones durante toda su vida, cuando ya no estuviera con ellos. Al mismo tiempo, esta es la historia de Moisés, el líder que Dios utilizó para libertar a su pueblo de la esclavitud. Veremos el gran impacto que los padres pueden tener en la vida de sus hijos cuando hacen las cosas a la manera de Dios (aún en los tiempos más difíciles) y el gran beneficio que esto tiene para toda la sociedad.

Archivado en: PezMundial


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Carey se levantó en Inglaterra para llamar la atención hacia una causa que tenía sin cuidado a la generalidad de los hombres de su tiempo: la evangelización de los paganos. Hoy su intención no impresiona mucho, pero en su tiempo era un proyecto provocador.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

[Audio] La relación pastoral

[Audio] La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

La Biblia, manual del usuario

La Biblia, manual del usuario

La mayoría de los nuevos usuarios pretende comenzar por el primer libro (Génesis), pues suponen (con algo de razón) que como todo libro, se necesita comenzar por la primera página e ir leyendo página tras página ordenadamente hasta llegar al final. Recuerda que lo que tienes no es un libro, ¡es una biblioteca de 66!

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.