¿Predicar un sermón ajeno?

9 mayo 2013 / Rafael Pérez

Pregunta:
¿Sería correcto volver a predicar un sermón ajeno, quizás algún clásico de otro siglo?

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada.2 Pedro 1:19-20 RVR

El martes pasado comenzamos en nuestra iglesia un curso sobre Enseñanza y Predicación, el último en una serie que incluye Cristianismo Básico, Historia de la Iglesia e Interpretación Bíblica. Hablando sobre la forma en que creyentes de diferentes épocas han sido impactados por la doctrina cristiana y la pertinencia que tienen aún hoy sermones de otros siglos, al punto que parecen haber sido predicados ayer mismo —las necesidades del ser humano son esencialmente las mismas(A)—, surgió la pregunta de si sería correcto volver a predicar un sermón ajeno, quizás algún clásico de otro siglo, que si sería un plagio quitarle al autor algo suyo para volver a predicarlo. La respuesta fue la siguiente: «Si el sermón realmente vale la pena, entonces no es suyo, y si es suyo, entonces no vale la pena». Si lo que se predicó fue la Palabra de Dios entonces el predicador solamente fue heraldo de quien le envió, pero si lo que se predicó fueron sus propias opiniones y puntos de vista, entonces fue mensaje, se predicó a sí mismo y no vale la pena repetir tal cosa.

Una forma útil de aprender

En ocasiones un sermón predicado hace doscientos años (o un libro) puede ser usado hoy por Dios con tanto fruto como ayer.

Admito que cierto arreglamiento y estructura pueden deberse a la labor de un predicador dedicado que trabajó durante horas para lograr dar forma a esas verdades recibidas con la intención de ser mucho más efectivo al entregarlas, sería honrado dar testimonio del instrumento usado por Dios en aquel tiempo. También, debe de ser la intención de todo predicador depender de Dios para seleccionar las porciones de las Escrituras que estará predicando y dedicarse él mismo a arreglar su sermón, no para dar algo nuevo, sino para ser más eficaz de acuerdo a su contexto. Sin embargo, leer sermones bien sustentados y arreglados puede ser una forma útil de aprender. En mi caso, cuando comencé a predicar los primeros sermones fueron los siguientes: un sermón sobre Zaqueo bajando del árbol que me ayudó a arreglar mi madre, un sermón sobre Acab y la Viña de Nabot que encontré en una revista bautista y el sermón Despertad, Despertad de Carlos Spurgeon; este último lo prediqué tantas veces que hoy, quince años después, aún tengo frescos en mi mente sus puntos principales. Lo mismo me sucede con John Stott y hasta cierto punto con C. S. Lewis: he leído tantos materiales de ellos que al día de hoy no podría distinguir lo propio de lo ajeno, solamente podría decir que nada es nuestro, sino de aquel que es «sobre todos, y por todos, y en todos(B)». En ocasiones un sermón predicado hace doscientos años (o un libro) puede ser usado hoy por Dios con tanto fruto como ayer.

  1. Salmos 14:1-3 []
  2. Efesios 4:6 []
Archivado en: Artículos


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.