¿Qué es evangelizar?

26 marzo 2013 / Rafael Pérez

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.Juan 3:17-21 RVR

Evangelizar no es entusiasmar a los incrédulos con la vida cristiana, con los variopintos programas de nuestra iglesia local, con el dinamismo de nuestras reuniones, con nuestra música, con la historia de nuestra denominación o buen testimonio; mucho menos, atraerlos a la personalidad de un líder o al afecto de un grupo de hermanos en un grupo pequeño. Evangelizar es exponer a los incrédulos a la buena noticia del evangelio —Cristo murió por nuestros pecados y se levantó de entre los muertos; ambas cosas conforme a las Escrituras(A)— contando no con nuestra oratoria o capacidad de persuasión(B), sino, con que por un milagro de Dios las pupilas de los ciegos sean abiertas y al ver la luz de Cristo y quedar en evidencia por su deplorable condición de pecado, amen más la luz que las tinieblas y no al revés, que corran hacia Dios para ser limpiados en vez de correr de Dios para aferrarse a sus malas obras y ser de ese modo condenados. Así, el éxito de nuestra misión no depende de artilugios humanos, nosotros solamente tenemos que entregar una noticia(C) que parece locura a los que se pierden(D), que adquiere significado y sentido por un milagro de Dios —aunque sea usado un instrumento humano(E)— y que es eficaz en quien la recibe por medio de la fe(F).

  1. 1 Corintios 15:1-4 []
  2. 2 Corintios 4:7 RVR: «Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros». []
  3. Marcos 16:15 RVR: «Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura». []
  4. 1 Corintios 1:18 RVR: «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios». []
  5. Hechos 26:16-18 RVR: «Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados». []
  6. Romanos 5:2 RVR: «Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios». []
Archivado en: Notas



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Carey se levantó en Inglaterra para llamar la atención hacia una causa que tenía sin cuidado a la generalidad de los hombres de su tiempo: la evangelización de los paganos. Hoy su intención no impresiona mucho, pero en su tiempo era un proyecto provocador.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Bienaventurados <br>los que lloran

Bienaventurados
los que lloran

¡Bienaventurados los que lloran! Pues tienen evidencia de la obra del Espíritu Santo en sus corazones, de forma tal que se han vuelto tiernos, significa que realmente están vivos. No sucede naturalmente, pero hay motivos puntuales por los que un hombre sensibilizado por el Espíritu Santo tiene que llorar.