[Cita] Ir al cielo sin santidad

Rafael Pérez

El domingo antepasado utilicé esta porción de un sermón del Ministro Anglicano del siglo XIX J.C. Ryle, mientras predicaba sobre 1 Juan, pues ilustra claramente el contrasentido de aspirar al cielo sin desear la santidad: los mismos hombres que rechazan ahora la vida cristiana aspiran —en su ignorancia— a mañana a compartir nuestra esperanza. Hay cien años de diferencia entre Ryle y nosotros, pero sus sermones parece que fueron predicados ayer domingo. Ese es el valor de predicar la verdad: su relevancia es atemporal.

Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 1 Juan 3:3

Supongamos que pudieras ir al cielo sin santidad. ¿Qué harías? ¿Estarías alegre allí? ¿Con cuál de los santos querrías conversar, y de qué? Sus placeres, sus gustos y su carácter no tendrían nada en común con los tuyos. ¿Cómo podrías ser feliz con ellos en el cielo si en la tierra tú aborreciste la santidad? Quizás tú aquí disfrutas la compañía de gente rebelde, vana, mundana, amante del placer y profana, pero ninguno de ellos estará en el cielo. Quizás tú evitas a los santos de Dios porque te parecen muy estrictos y serios, pero ellos son los que habitaran el cielo. Tal vez para ti orar, leer la Biblia y adorar a Dios son cosas fastidiosas, aburridas y tontas que puedes tolerar a veces, pero sin ningún placer. Quizás consideres que ir a la iglesia el domingo es una obligación pesada, y no entiendes como alguien puede pasar tanto tiempo en adoración. Pero no olvides que en el cielo todo es adoración. Allí nunca cesan la adoración y los cánticos de alabanza al Cordero diciendo «Santo, Santo, Santo Señor Todopoderoso».Juan Carlos Ryle (1816-1900), Pastor Anglicano.

Feb 25, 2013
Archivado en: Citas



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».