Definición bíblica de conciencia

[Definición] Conciencia

7 mayo 2012 / Rafael Pérez

(Este es un nuevo formato que desde ayer estoy utilizando en la enseñanza, se trata de definir un concepto utilizando lo que de él se nos revela en las escrituras. No siempre me es posible compartir todas las referencias que sustentan un concepto, pero de este modo los hermanos pueden anotar las citas —marcadas con letras en cada parte de la definición— y luego profundizar en su estudio. El objetivo es lograr que nuestros hermanos formen sus conceptos siguiendo la revelación de Dios y no la cultura popular.)

Conciencia:
Es la parte del alma que juzga nuestros actos (buenos / malos) en relación a alguna regla que entendemos confiable (Dios / Cultura). Según la Biblia, nuestra conciencia nos acusa(A), se contamina y debilita(B), se corrompe(C) y se cauteriza(D). También puede ser limpiada(E).

  1. Juan 8:9 RVR «Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio». []
  2. 1 Corintios 8:7 RVR «Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina». []
  3. Tito 1:15 RVR «Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas». []
  4. 1 Timoteo 4:2 RVR «Por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia». []
  5. 1 Timoteo 3:9 RVR «Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia») e influenciada por el Espíritu Santo ((Romanos 9:1 RVR «Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo». []
Archivado en: Notas



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Organizaciones paraeclesiásticas

Organizaciones paraeclesiásticas

La completa eliminación del hambre, de la enfermedad o las injusticias no debería ser nuestra aspiración en este momento. Pero el otro extremo, la indiferencia, tampoco debería ser nuestro lugar: sabemos que siempre tendremos pobres entre nosotros, pero podemos trabajar para que no sean siempre los mismos.

Bienaventurados <br>los que lloran

Bienaventurados
los que lloran

¡Bienaventurados los que lloran! Pues tienen evidencia de la obra del Espíritu Santo en sus corazones, de forma tal que se han vuelto tiernos, significa que realmente están vivos. No sucede naturalmente, pero hay motivos puntuales por los que un hombre sensibilizado por el Espíritu Santo tiene que llorar.