Definición bíblica de conciencia

[Definición] Conciencia

7 Mayo 2012 / Rafael Pérez

(Este es un nuevo formato que desde ayer estoy utilizando en la enseñanza, se trata de definir un concepto utilizando lo que de él se nos revela en las escrituras. No siempre me es posible compartir todas las referencias que sustentan un concepto, pero de este modo los hermanos pueden anotar las citas —marcadas con letras en cada parte de la definición— y luego profundizar en su estudio. El objetivo es lograr que nuestros hermanos formen sus conceptos siguiendo la revelación de Dios y no la cultura popular.)

Conciencia:
Es la parte del alma que juzga nuestros actos (buenos / malos) en relación a alguna regla que entendemos confiable (Dios / Cultura). Según la Biblia, nuestra conciencia nos acusa(A), se contamina y debilita(B), se corrompe(C) y se cauteriza(D). También puede ser limpiada(E).

  1. Juan 8:9 RVR «Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio». []
  2. 1 Corintios 8:7 RVR «Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina». []
  3. Tito 1:15 RVR «Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas». []
  4. 1 Timoteo 4:2 RVR «Por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia». []
  5. 1 Timoteo 3:9 RVR «Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia») e influenciada por el Espíritu Santo ((Romanos 9:1 RVR «Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo». []
Archivado en: Notas


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios).

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».