Definición bíblica de conciencia

[Definición] Conciencia

7 mayo 2012 / Rafael Pérez

(Este es un nuevo formato que desde ayer estoy utilizando en la enseñanza, se trata de definir un concepto utilizando lo que de él se nos revela en las escrituras. No siempre me es posible compartir todas las referencias que sustentan un concepto, pero de este modo los hermanos pueden anotar las citas —marcadas con letras en cada parte de la definición— y luego profundizar en su estudio. El objetivo es lograr que nuestros hermanos formen sus conceptos siguiendo la revelación de Dios y no la cultura popular.)

Conciencia:
Es la parte del alma que juzga nuestros actos (buenos / malos) en relación a alguna regla que entendemos confiable (Dios / Cultura). Según la Biblia, nuestra conciencia nos acusa(A), se contamina y debilita(B), se corrompe(C) y se cauteriza(D). También puede ser limpiada(E).

  1. Juan 8:9 RVR «Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio». []
  2. 1 Corintios 8:7 RVR «Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina». []
  3. Tito 1:15 RVR «Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas». []
  4. 1 Timoteo 4:2 RVR «Por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia». []
  5. 1 Timoteo 3:9 RVR «Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia») e influenciada por el Espíritu Santo ((Romanos 9:1 RVR «Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo». []
Archivado en: Notas


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

Así como cada cristiano es un teólogo, debería ser también un historiador; y de hecho, no será un buen teólogo si ignorara la historia. Nuestra fe es viva, razonable e histórica, despojarla de este elemento sería igualarla al mito.

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.