Libros de autoayuda

Autoayuda / Superación Personal

23 Abril 2012 / Rafael Pérez

Pregunta
¿Conviene leer libros de autoayuda o superación personal?

Los libros que se suelen incluir en esta clasificación son tantos y tan distintos que comúnmente ocupan las estanterías más grandes en las librerías, por lo que no sería posible dar a la pregunta una respuesta cerrada. Regularmente —y en el peor de los casos— se considera por error como superación personal a aquello que la Biblia llama «santificación», el proceso mediante el cual Dios trabaja en nuestras vidas para formar en nosotros la imagen de Cristo, pero dejando de lado la influencia de Dios y la imagen de Cristo(A). Lo más frecuente es que se busque precisamente lo contrario: exaltar el ego, la autosuficiencia y los deseos de la carne. Otros autores intentan que en vez de imitar a Cristo les imitemos a ellos, pues se presentan como personas de «éxito»: poderosas, adineradas o famosas; vanagloria(B), todo lo contrario a lo que debe tener un cristiano.

Un patrón general

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Colosenses 2:8

En su forma más común, los libros de autoayuda y superación personal siguen el patrón general que le describió Pablo a los colosenses para que tuvieran cuidado: apelan a tradiciones ancestrales (tradiciones de los hombres), dicen tener un conocimiento especial y reservado (filosofía) y sus argumentos son insostenibles, frecuentemente contradictorios (huecas sutilezas). Esa combinación de tradición, conocimiento y sutileza manifiesta una aparente piedad, por lo que confunde fácilmente al creyente poco maduro y es sumamente atractiva para el hombre común, pues cualquier cosa que alimente los deseos de la carne la mente reprobada lo considerará valioso. También existen otros que a diferencia de los anteriores podrían ser útiles, como son los libros sobre la gestión del tiempo, del dinero y los proyectos, que aunque no hayan sido escritos desde una perspectiva cristiana podrían tener algún provecho. Una buena forma de establecer si el libro vale la pena o no es determinar si el autor busca que nos parezcamos más a Cristo o que nos parezcamos más a él, si exalta el ego o nuestra hambre de Dios. Y sin importar si el libro parece valer la pena o no, leer siempre con discernimiento, aplicando los filtros que menciona la escritura: «por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad(C)».

  1. Efesios 4:13 RVR: «Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo». []
  2. 1 Juan 2:16 RVR «Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo». []
  3. Filipenses 4:8 RVR []
Archivado en: Notas


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

Así como cada cristiano es un teólogo, debería ser también un historiador; y de hecho, no será un buen teólogo si ignorara la historia. Nuestra fe es viva, razonable e histórica, despojarla de este elemento sería igualarla al mito.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.