Escuela Bíblica

Nuestra Escuela Bíblica

25 agosto 2011 / Rafael Pérez

Llevar a un grupo de creyentes que ya han recibido la doctrina cristiana a un punto más profundo.

Uno de los proyectos más importantes de los que hemos lanzado este año en nuestra iglesia ha sido la Escuela Bíblica. (Domingos 9AM—10AM) Lo lanzamos en el tercer año (2011) y no desde el comienzo (2008) por una razón sencilla: nuestra escuela bíblica no es un formalismo más de los que se tienen en la iglesia «porque hay que tenerlo» o porque «todas las iglesias tienen una», sino, que es una herramienta que cumple en nuestra iglesia una función muy importante y necesaria en nuestro momento actual: llevar a un grupo de creyentes que ya ha recibido la doctrina cristiana a un punto más profundo. Es como si hubiésemos usando una pequeña canoa para pasar de una isla a otra y ahora necesitáramos de un gran barco para atravesar el atlántico.

Aplicar / Explicar

La enseñanza que compartimos en el culto del domingo es regularmente aplicación práctica de la doctrina cristiana, pero la doctrina cristiana también requiere una explicación detallada que lleve al creyente no solamente a aprenderla para vivir de acuerdo a ella, sino también a aprehenderla, a estar persuadido de ella. Como en PezMundial no solamente queremos que la gente viva de acuerdo a, sino que también esté persuadida de —tal como instruyó Pablo a Timoteo(A)—, ahora tenemos el domingo 1 hora 40 Minutos de enseñanza: 60 minutos de explicación en la Escuela Bíblica y 40 minutos de aplicación en el Culto Regular. Hasta el momento solamente se integrado quizás el 60% de nuestros asistentes regulares, pero participan todos nuestros miembros y esperamos que los demás pronto también se integren.

La clase que aparece en la foto es la clase para jóvenes adultos con el Maestro Edwin Constanza. También tenemos otras clases y maestros para jóvenes (Carolina García), adultos (Maribel Féliz y niños (Nelly Escotto).

  1. 2 Timoteo 3:14 RVR «Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido». []
Archivado en: Discipulado



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

Así como cada cristiano es un teólogo, debería ser también un historiador; y de hecho, no será un buen teólogo si ignorara la historia. Nuestra fe es viva, razonable e histórica, despojarla de este elemento sería igualarla al mito.