Don Zoilo Bastardo

8 septiembre 2010 / Raúl Nicolás

No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles. (Hebreos 13:2)

hombre viejoLuego de dormir un poco en la tarde del domingo, salí con mi hermano a visitar a un amigo y ver a su madre que está muy enferma desde hace unos meses, me alegró verla tan sonriente como siempre, es característico de ella que a pesar de estar postrada en su cama por la enfermedad no cesa de reír y contagiarnos de su alegría. Caminando de regreso a nuestra casa, pensábamos en algo divertido que pudiéramos hacer. Llegamos y decidimos sentarnos en los escalones para hablar un rato y tomar un poco de aire, hacía un calor tremendo. Teníamos cerca de diez minutos sentados cuando notamos a alguien que se acercaba caminando por nuestra acera, mi mirada no pudo esquivar la imagen de aquella persona y mi corazón al instante se compadeció de aquel viejecito cansado que cargaba un limpiabotas, un pequeño sillón de madera y una funda repleta de botellas. Pensé: «Este pobre señor no puede más con todo lo que carga y sabrá Dios hacia donde va».

Cargado de botellas / Cargado de la Verdad

Mientras más se acercaba a donde estábamos, más notable era su lista de años vividos y se hacía más evidente el esfuerzo que hacía por cargar aquellas cosas. Grande fue mi sorpresa cuando aquel que pensé que sólo era capaz de detenerse a descansar se acercó y comenzó a hablarnos de las cosas que debe hacer un cristiano para ser recibido con excelencia delante de los ojos del Señor. En ningún momento mientras hablaba descansó de las cosas que le hacían peso ―aparentemente iba rápido―, quizás ya quería llegar a su casa, pero no titubeó en dejarnos tan bello mensaje antes de irse. Hizo mucho énfasis en las falsas doctrinas y en las cosas que nos pueden confundir, con su escaso lenguaje y sus ochenta y tantos años encima nos ilustró con incomparable entusiasmo sobre la verdad de Cristo, acerca nuestra vida en el evangelio y sobre las labores de la iglesia, todo con excelente ejemplificación bíblica en los que incluía historias, personajes y otras cosas.

Manténganse en el camino

Me encontré en un momento mirándole fijamente y escuchando con atención las enseñanzas del anciano, me sorprendía verle tan alegre aún estando tan cargado, parecía que hablando con nosotros de aquellos temas no sentía ningún peso adicional, aún estando parado y con un rollo de cables en la otra mano que hasta el momento no había notado. Le pregunte: ¿Qué tiempo tiene caminando con el Señor, cuál es su nombre? Zoilo Bastardo, me dijo, tengo de 13 a 15 años siendo cristiano. Fue muy cuidadoso al mencionarnos varias veces que no nos apartáramos de este camino porque era el correcto. Habían pasado más de media hora antes de que se marchara, le deseamos muchas bendiciones y se fue, pero antes de doblar la esquina nos miró nuevamente y volvió atrás a repetirnos que no nos alejáramos del evangelio. En ese instante cedió al cansancio y bajó la funda con las botellas, hizo algunas referencias de jóvenes que él conocía y que se habían descarriado y las consecuencias de aquellas acciones, nos dejó el testimonio de una persona que alejada del camino, Dios le libró de la muerte y ahora le sirve otra vez.

Se despidió con una bendición y se marchó a su hogar. Aquellos consejos y su disposición de enseñar la palabra de Dios marcaron mi día y también mi vida. ¿Cómo es posible que si la mayoría de nosotros tenemos mejores condiciones físicas que la madre de mi amigo y muchas más energías que Don Zoilo no nos atrevamos a enseñar la palabra como Dios ordena? Testifico que me siento lleno de ánimo y gozo después de conocerles. Alguna vez escuché que el Señor nos envía ángeles para hacernos entender algunas cosas, si acaso este fue uno de ellos, estoy gozoso de haber recibido las enseñanzas en un ángel vestido de antaño.

Archivado en: Discipulado, Personales
  • Rull Fernández

    Gracias a Dios por permitirnos disfrutar de las enseñanzas de Don Zoilo… fue un momento especial!



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Que Dios te use a pesar de tu desvarío no es un testimonio se Su aprobación, sino de Su soberanía. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros.

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios).

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.